Arrendamientos de renta antigua: el pago del IBI y el concurso de acreedores

Los contratos de arrendamiento suscritos con anterioridad al 9 de mayo de 1985 están sujetos, según la disposición transitoria 2ª de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) de 1994, siempre que continuasen vigentes en el momento de la entrada en vigor de la misma, a las normas relativas al contrato de inquilinato, es decir a la LAU de 1964, por la cual existe un régimen de prorroga forzosa o lo que es lo mismo, que el alquiler tiene un carácter indefinido para el inquilino de la vivienda (art. 57 LAU 1964). Sin embargo, existen una serie de causas que pueden hacer que el propietario del inmueble tenga el derecho a solicitar la resolución de este tipo de alquileres. Entre ellas (articulo 114 LAU 1964) nos encontramos con el impago de las rentas o de cantidades asimiladas a renta, y es en este último concepto, donde surge la problemática del Impuesto de Bienes Inmuebles, su naturaleza, las consecuencias de su impago y el plazo de prescripción para su reclamación. Por otro lado, interesa analizar que efectos produce la declaración de concurso de acreedores y la solicitud de la resolución del contrato de alquiler de renta antigua en base al articulo 61.2 de la Ley Concursal en interés del concurso.

Ver noticia completa